BMW Car Club Uruguay: Fundadores

“No se buscaba hacer encuentros, no se buscaba juntar la máxima cantidad de autos posibles, ni ganar reconocimiento de nada.”

Entrevista: Jorge Parodi

Portada

 

J.P.: ¿Por qué BMW? 
Federico: Supongo que para cada uno tiene una respuesta diferente. Yo voy a dar una respuesta para que la entiendan con cabeza de uruguayos. Como cualquiera acá es de Nacional o de Peñarol, yo soy de BMW; tiene esa analogía. En mi caso viene de años porque esos autos siempre anduvieron en la vuelta en mi casa, aprendí mecánica con esos autos y además de que es una marca con una historia en este país, una historia deportiva y tiene muchos seguidores también y bueno, yo soy uno más. Y como ya dije, para que lo entiendan con cabeza de uruguayos, por qué a veces algunos dicen este éste está loco, yo soy de BMW. Yo veo una auto de carrera de BMW en la pista y me calientosi pierde, como vos vas a un clásico y te calienta si pierde Peñarol, bueno, a mi me calienta si BMW no gana.
Diego: Básicamente, lo que más o menos dijo Fede, si bien hoy la vida me llevo a otras cosas, como yo siempre digo a amigos que tienen autos clásicos, si querés un auto de hombre y un auto en serio, BMW. No me vengas con otras marcas que para mí no existen. Hoy por hoy ando en un coche nuevo y recuerdo el 316 que estaba muerto por así decirlo, el confort, el andar, no frenaba, apenas doblaba pero nunca me dejó tirado, era un auto. Ese fue el detonante mío sobre BMW que me llevó a enamorarme de la marca y todo lo que vino después.
Juan Manuel: Bueno, a mí me pasan cosas similares a Fede y Diego, particularmente con el modelo 2002 –que es un auto que de chico me encantó– hasta que un día me lo llegue a comprar. Mi amor más que con la marca es con ese modelo, siempre lo manifesté así: la marca ni que hablar que es de alta gama y es conocida por todos por su performance, pero mi pasión por el auto va más allá que el BMW 2002. El auto que yo tengo, lo compré seguramente un poco antes de haberse iniciado el club. Más o menos fue creciendo con el club, hoy es el auto que ando todos los días, voy a trabajar en él y me recalienta, paso calor, paso frío, pero hasta ahora he llegado siempre en hora a trabajar y he vuelto a casa. Y la verdad que los días que no hace mucho calor y los días que no están muy fríos es un placer andar en él, disfruto enormemente pasar a todos los autos, ganarles en todos los semáforos, es realmente interesante ver lo que generan estos autos en la gente, en las paradas de ómnibus. He subido a alguno a dar una vuelta, me ha dicho que lindo que tenés el auto y lo he llevado a dar una vuelta ¿y particularmente por qué BMW? No sé decírtelo, no es más que Mercedes, no es menos que Mercedes, no es más que AUDI, no es menos que AUDI, pero en mi punto de vista tuvieron en el 2002 un auto que a mí me partió la cabeza desde chiquito.
Charly: Yo me acerqué al club al poco tiempo que inicio y bueno, básicamente yo cambio un poco la perspectiva o el inicio que dieron ellos de amor a la marca. El amor a la marca mío fue porque siempre fui fierrero, siempre me gustaron las carreras de autos, siempre me gustaron los autos preparados, los motores, y cuando uno habla de fierros y habla de carreras, siempre está BMW. Vos hablás de un auto que ande fuerte, un auto que tenga confort, un auto que es excelente, y siempre detrás está BMW. No está ni AUDI ni Mercedes, no está Ferrari, no hay otra marca en el mundo – a ver, obviamente de repente para otro sí puede estar Ferrari,Maserati, u otro tipo de marca– BMW es como que es la marca de las personas que somos fierreras, que nos gusta la mezcla del confort con un auto con fuerza, con motor, con un auto que llama la atención, que como bien decía Juan Manuel, estás en una esquina y todo el mundo te mira y todo el mundo sabe de BMW. Podrán no saber de otros autos, pero BMW lo conocen; el 325, el 2002, la 320, son modelos que marcaron muy fuerte las épocas y que hoy en día podés hablar con una persona que tenga 70 años y con uno de 20, y sabe lo que es la 320, la famosa y querida 320 o el famoso 2002, y eso no pasa en las otras marcas, por eso soy fanático y entusiasta de esta marca.

J.P.: ¿Cómo surge la idea del club?¿cómo se juntan? ¿cómo logra congregarse gente de BMW para formar un Club?
Federico: Como dije en la pregunta anterior, este es un país que hay muchos fanáticos de BMW. En menor o mayor manera hay muchos seguidores de la marca, y hay como una conexión que se da. Vos te ponés a hablar con alguien y sabés que tiene un BMW, y hay otro tipo de conexión; este tiene un BMW, te ponés a hablar del auto, lo que sea no, o sea de que por ahí ya nace el club, nace en cada uno, cuando uno se pone hablar en la esquina, nace. A mí siempre me había parecido raro que nunca hubiera habido un club acá por la cantidad de fanáticos que hay de la marca, y bueno, por otro lado parte por ahí; es un país donde hay mucha historia atrás de BMW. Uruguay es un pequeño país de tres millones de habitantes donde se ensamblaron los BMW; era una empresa privada que no tenía nada que ver con BMW, que ensamblaba autos BMW –el único país del mundo– entonces por ende, es un país muy BMW, ahí por un lado la parte histórica. Y después como nace; yo desde que empecé con la restauración de mi auto siempre tuve la idea de armar algo porque veía eso mismo. Veía que hablaba con mi tío que tiene un auto igual que el mío y nos poníamos a hablar del auto, de esto y de lo otro, “vos sabes que fulano está armando un auto en no sé donde, vamos a verlo, o vos sabes que vi un auto tirado en tal lado, vamos a ver si se lo compramos”, y eso se da en más gente, yo lo veía. Conocí pila de gente por ir a comprar repuestos, por parar en la calle y quedarme mirando un auto, y vos te ponías y a hablar y veías que había algo. No sé si llamarle fiebre o enfermedad o virus. Los de Alfa Romeo tienen lo que le llaman “el virus Alfa”, bueno, es una cosa así, es una cosa que uno lo lleva adentro. Y bueno, yo a medida que fui armando el auto, era un fin. Yo aprendí mecánica, y lo bueno de que conocí mucha gente a través del auto. Otra cosa, un mecánico de otra marca, vos te pones a hablar y es el trabajo de él y punto. Acá se da mucho de que “el que es mecánico de BMW ama la marca”, tiene autos y es fanático. Cuando yo era más chico no lo entendía, pero después que empezás a trabajar y estás todos los días con lo mismo, llegás a tu casa y no querés saber más de nada. Acá el que es mecánico de BMW termina de trabajar y BMW lo lleva hasta que se duerme, sueña con BMW. En el Club tenemos varios socios que tienen taller de BMW, o sea que terminan de trabajar durante toda la semana, y el fin de semana se van a un encuentro a encontrarse con alguno de los clientes y encontrarse con más trabajo. O sea que es algo para el que no lo entiende, como una especie de “virus”. Bueno, y un poco eso, de a poquito empecé a juntar algún dato, algún teléfono, yo tengo la idea de armar un club, esto,lo otro- ; en cierto momento a través de Mercado Libre yo tenía publicado repuestos. Compraba repuestos para mi auto y los que me sobraban, los ponía para vender. Lo mismo que Juan Manuel, a él lo conocí por Mercado Libre. Por ejemplo, tenía no sé qué de 2002 y él me contactó para comprarme algo. “¡Ah! ¿y vos tenés un 2002?” y automáticamente sale la conversación de los autos. Lo conocí a Diego, y a su vez otra gente increíblemente estaba haciendo lo mismo también. Por Mercado Libre a alguien se le ocurrió, creo que fue Javier Gonzalo Ramos que se le ocurrió ir a los avisos y decir que tal día va a haber un encuentro de BMW en tal lado, y eso se expandió como pólvora. Si lo hacés con FIAT no pasa nada, pero ¡fue tanta la gente! Gente que entraba a ver avisos, gente que vendía que también le gustaba la marca, y se expandió como pólvora. Se hizo un encuentro en Carrasco, donde está el Hotel Casino Carrasco, fue, digamos, el primer encuentro, y se armó una especie de foro en unas páginas de foros gratis y tuvo muy buena respuesta. Se juntaron no me acuerdo si 15 o 20 autos, y ahí no fue el comienzo de este club. Eso es otra historia que viene ahora a continuación. Ahí fueron los inicios de un club BMW que había antes, porque hubieron dos clubes BMW.

J.P.: ¿Pero uno suplantó al otro?
Federico: No sé si suplantó. Uno murió y el otro nació. Creo que se hizo algún que otro encuentro más. Hubieron varios de nosotros que tenía un gusto especial por los autos; especialmente a Juan Manuel y a mí. Además de BMW nos gustan los autos clásicos y nos gustan los autos en la expresión que salieron de fábrica. Nos gusta el auto como lo ideó BMW. Nos gustan las llantas que diseña BMW para el auto, y todo así. Entonces ¿qué pasó? El otro club, era un club abierto, digamos. Cualquiera que tuviera un BMW con un motor diesel adaptado, pintado de rosado, podía ir. Nosotros empezamos a ver que se estaba desvirtuando el tema de la marca. Porque si vos empezás a modificar tanto un auto que ya pierde el aspecto de BMW, ya no te gusta la marca. Te gusta otra cosa. No sé si me explico.
Juan Manuel: No es que esté mal eso. No era lo que nosotros queríamos.
Federico: …entonces surgieron diferencias. Me acuerdo que en la primera directiva que armamos, que fue Juan Manuel, Diego, Javier, Cinthia, yo y otra persona ,–no me acuerdo su nombre– y ellos tenían su visión. Nosotros por un lado en la página web que teníamos se había hecho muy popular el tema de los foros en esa época (había foros para todo) y nosotros lo que queríamos era transmitir la cultura de BMW y de los autos clásicos, de preservar la historia, de preservar el auto tal y cual es, porque se quiera o no, cada auto es un pedazo de historia, y por otro lado, estaba otra corriente que era diferente, la de “modificá, cambiále esto y lo otro…”
Diego: Estaba el auge del tuning en ese momento…
Federico: …eso mismo estaba por decir. Había una parte de la directiva que no le gustaba para nada el tuning y empezamos a chocar. Entonces en cierto momento dijimos…
Diego: Nos abrimos
Federico: … claro porque, dijimos “no podemos seguir formando parte de esto porque estamos trabajando para algo que no estamos de acuerdo” – hasta ese momento nosotros pensamos que éramos unos maniáticos totales – y como nos seguía gustando hablar de autos y yo por lo menos ahí fue cuando descubrí los foros, –supongo que Juan Manuel también– el foro es un medio de comunicación fácil. Vos estás en tu laburo, entraste 5 minutos, diste una opinión, leíste algo, no te tenés porqué juntar que en los tiempos de hoy en día es más difícil, y dijimos “vamos a armar un foro como para charlar entre nosotros, si tenés alguna duda la pones ahí, si encontrás algún video interesante lo compartís ahí, y armamos un foro… igual vamos a ser cuatro gatos locos toda la vida, somos todos amigos…” y acá hay algo que quiero puntualizar: el club de BMW nació como un grupo de amigos que quería hablar de autos, de la marca. No se buscaba hacer encuentros, no se buscaba juntar la máxima cantidad de autos posibles, ni ganar reconocimiento de nada. Era simplemente la pasión de juntarse a hablar de autos entre amigos, y nada más que eso. El tema es que ese foro o esa página que abrimos, o llamale “club” (que no era club en esa época), empezó a crecer y a crecer. Y nosotros éramos bastante estrictos con la gente que dejábamos entrar. Tenías que tener el auto original, que eso,quieras o no, tiene un costo económico. El auto tiene que estar bien. Eso empezó a crecer y crecer y crecer. Cada vez eramos más, hasta que en un momento hasta se nos fue de las manos de tanta gente que había. El otro club paulatinamente empezó a decaer, hasta que en un momento desapareció. Y ahí nace el club BMW. En un momento había tanta gente, que dijimos “bueno, empezamos a hacer cosas, un asado en lo de fulano, una salida a tal lado” y así nació. Sin querer nació el club BMW.
Charly: Creo que estaría bueno comentar el primer evento oficial. Fue si no me equivoco, en la base, y que creo que no se esperaba la cantidad de gente que fue. Fueron como 70 personas, ¿se acuerdan que comimos en el quincho de abajo?Era para 80 personas y no sabíamos si íbamos a entrar todos. Creo que fue algo muy bueno que a pesar que habían arrancado hacía 3 meses, en julio, y en diciembre, organizar un evento alque fueron 70 personas. Fede:No sólo eso, sino que organizar un evento, que vaya esa cantidad de gente, que salga todo bien, y todavía con la condicionante de que el auto tiene que estar original.

J.P.: Me imagino que deben haber rechazado cantidad de autos y no deben haber sido situaciones muy agradable en algunos casos, ¿no?
Diego: Sí, hubieron momento de tensión.
Federico: En cierto momento nosotros nos dimos cuenta de que esto venía en serio, y dijimos “¿qué hacemos? ¿lo seguimos o no?” Y fue naciendo solo también el tema de seguir lo de hacer el club. Y claro, hoy el club tiene un prestigio. Hoy se nombra el club de BMW, y lo voy a decir así“en criollo”, se dice “ojo con los rompehuevos esos, ojo el auto cómo lo llevás, tiene que estar todo bien”. Y en aquella época no. En aquella época entraba alguien con el auto, digo, ¡vimos cualquier mamarracho! y claro, se ponía tenso. Te llamaban, insultos de por medio… Juan Manuel:Había una comisión fiscal, no sé cómo le habíamos puesto. Ibas y le tocabas la ventanilla del auto y le decías “muchas gracias pero acá no podes venir, hay otros lugares para tí”. Con el máximo respeto, pero no es una linda noticia a alguien que va entusiasmado a participar, bocharlo así. Bueno, en base a eso es que ahora el club está como está.

J.P.: Después se oficializo ese club, ¿no?
Federico: Después se oficializó. Hay una cosa que se dio… yo no creo en el destino. A veces las cosas se dan porque se dan. No sé si porque uno no maneja todas las posibilidades que tiene el cerebro humano y a veces hay conexiones que escapan al conocimiento, porque pasan cosas como la que pasó con este club –que se juntaron las personas correctas que se tenían que juntar… Yo por un lado que manejaba bien la gente, Diego que andaba bien con la parte web –que era muy necesaria y fue parte de lo que ayudó al club a saliradelante– y despuésestá la parte de una persona que vamos a nombrar aunque no quiera, Cinthia Castelo, que hoy no pudo estar acá, que es la parte de imagen, y la parte de comunicación de BMW. En sí, ella fue la que me enseñó eso a mí y a todos. BMW esto se lo toma muy en serio a nivel mundial, nombra a todos los clubes “embajadores de la marca”. Fijate,una persona que tieneBMW viejo, lo tiene bien, y el loco es fanático, habla con alguien, dice este es el mejor auto y te hace propaganda de la marca, te enaltece la marca gratis, ¡sólo por pasión! Entonces los alemanes saben de esto, y en Alemania hay una filial, una parte de la empresa dedicada a los clubes. Claro, porque si uno se pone a pensar, nosotros cuando salimos en un evento que hay, como han habido sesenta o setenta autos– es propaganda indirecta. Están todos impecableslos autos viejos. Han ido hasta Issetas a hacer cien kilómetros, y eso es todo propaganda que la fábrica en Alemania lo agradece, y mucho. No sólo eso, sino de que BMW es una de las pocas marcas junto con Mercedes Benz y Porsche, que sigue fabricando repuestos para los autos viejos. Vos tenés respuestos –salvo de antes de la 2da guerra mundial, que se perdió mucho, y creo que no tienen mucha información tampoco. No quedó mucha cosa porque alas fábricas las bombardearon todas– de ahí en adelante tenés repuestos nuevos para lo que quieras. Uno va al concesionario, lo pide por número de pieza, y esto ayuda a lo que BMW llama la “tradición de la movilidad” (Mobile Tradition). Están autos de 30 años funcionando en la calle impecables, y eso vale mucho, es mucha propaganda para la fábrica. Como te digo, BMW tiene un sector que se llama International Council of BMW Clubs o Consejo Internacional de Clubes BMW, que se dedica a fiscalizar el tema de los clubes en todos los países. Porque tener un club BMW no es “me junto y hago un club”. Para que sea oficial, tiene que seguir tales directivas, tales directivas de imagen, el logo tiene que ser así, y eso no es nada fácil de lograr. Cuando conocimos a Cinthia que nos enseñó todo eso y nosotros seguíamos la veta de que los autos estuvieran bien, en buen estado, originales, calzaba perfecto con los requisitos. Y ahí se hizo una gestión, se mandaron fotos, se habló con Alemania, y hoy en día el BMW Car Club Uruguay es Club Oficial reconocido por Alemania.

J.P.: Cuando andan por la calle y ven que hay muchos BMW clásicos en buen estado, ¿piensan que el club pueda tener algún incidencia en incentivar que los coches estén bien?
Diego: Yo pienso que sí. Cuando veo el sticker con el logo del club, ya está. Está del otro lado. Yo creo que sí.
Charly: Hay una anécdota que está muy buena. No me acuerdo si fue Gonzalo que lo contó, que en Mercado Libre se estaba vendiendo un auto del Club, que una persona lo va a ver y tenía el sticker del club y el vendedor dijo el auto está impecable… “¿no ve que está homologado por el Club de BMW?” Entonces ese sticker para esa persona que lo estaba vendiendo –que no era parte del club– simplemente estaba haciendo un “pasamanos”del auto, ya que lo había comprado para revenderlo. Como tenía el logo del club, él daba por hecho que el auto estaba bien. Entonces eso es algo que demuestra que sin duda el club para la gente tiene incidencia, si bien capaz que nosotros no nos damos cuenta de eso, pero sin duda que ha influido mucho en la gente.

J.P.: ¿Y hacer más cosas? ¿Caben en el club más actividades?
Federico: Depende qué. La idea es que sí, que cada vez se vayan adosando más cosas –obviamente de que sean en beneficio del que es socio miembro– pero es la idea sí.Mientras el trabajo, los tiempos, la familia nos deje es la idea sí…

J.P.: La familia es una parte del club, digamos, ¿se busca integrar a la familia no? ¿O es difícil?
Federico: Sí, ese ha sido uno de los secretos yo creo del club. En este país principalmente–sin desmerecer a nadie, pero el comentario lo tengo que hacer– el ambiente de los autos es medio “raro”. La mayoría de los clubes, van a un lugar en Montevideo, paran todos los autos juntos, se paran al lado y hablan de los autos y nada más que de los autos. No hay mucha integración. Y ¿qué pasa?A veces uno no va porque es un domingo y está con la familia,entonces para mí, es una limitante. No te va a dejar nunca crecer si seguís haciendo las cosas de esa manera, porque primero te vas a aburrir. Tu familia no te va a acompañar porque la familia es muy importante, y más un fin de semana, porque un fin de semana es el poco tiempo que uno tiene para estar con los suyos. Entonces, no integrar a la familia es algo que seguramente no te va a dejar crecer, y es como un consejo para el resto de los clubes. Lo veo mucho y fue algo que yo vi y nos dimos cuenta entre todos, y dijimos “vamos a hacerlo de esta manera”. Está el ejemplo de gente que va al club que a veces le dicen en un taller o por fulano “andá que está bueno porque van a tal lado, hacen tal cosa y es gente que no es fanática de los autos, tiene el auto…”Si bien el club busca andar en el auto, porque en los eventos nunca hacemos menos de cien kilómetros, siempre vamos a alguna ciudad del interior. Es manejar, andar en el auto, que a su vez la propuesta cuando uno llega al lugar sea una propuesta turística y que sea de interés. Mañana con tu señora te subís en un ómnibus y vas a ir a ese lugar a ver eso. Que sea un atractivo turístico. Siempre cuando se organiza algo se busca que el lugar sea atractivo, que tenga algo de historia. Va mas allá. A veces no se hace nada específico con los autos. Simplemente se va, se visita un lugar, se conoce la historia. Va una guía, explica la historia del lugar y nos cuenta un poco. Si fueras en un BMW o no, ya es un paseo lindo de hacer. Y eso yo pienso que ha sido un poco la clave del éxito de que vaya tanta gente. Porque claro, vas vos y te acompaña tu señora, tus hijos, entonces vas. Si fuera un encuentro que fuera a cien kilómetros, por ejemplo a San José, y tenés que ir solo un domingo. Capaz que no vas porque tu señora te rompe los cataplines. Te dice que vas a ir, pero ya cuando a tu señora también le gusta, fue a uno y le gustó, y vos le decís hay tal cosa tal día, vamos, porque sabe que se van a divertir, van a conocer…
Diego: O a pasear…
Federico: Exacto, ya hay otro estímulo. Otra cosa que le hace muy bien a un club es el tema de que con la familia se purga el tipo de gente. El tipo de gente que va al evento, y la gente que va con la familia, que va acompañada, que va en una buena, es diferente que un loco solo que va con la intención de hacer pista si hay, a andar a fondo todo el camino. Porque no sólo esa gente le da otro ambiente o le da un ambiente lindo que uno se siente a gusto, sino que esa gente es leal, y en un club la primer regla es que la gente sea leal al club.

J.P.: Cuando empezó el foro, ¿podía haber perspectiva de que llegaran a una cosa parecida?¿o en aquel momento el sueño era el foro y nada más?
Federico: Yo creo que no. Ni soñábamos.
Juan Manuel: Igual yo siempre fui uno de los defensores y que mas me choca que digan que el club es un foro, porque históricamente la gente decía que quería participar del foro, y esto no es un foro. El foro es una herramienta. Lo importante es el club. Es más, ni siquiera nació como un foro esto. Creo que esto es un mal endémico que tenemos todos y a veces yo también digo el foro del club; si bien acá hablamos de autos viejos, la tecnología nos ayudo muchísimo, porque la vinculación que tuvimos gracias a Internet, gracias a los foros, quizás hace 40 años no se podría haber hecho.
Federico: Está el caso de Alejandro Guerra, que en el año dos mil dos juntó como sesenta 2002. O sea, autos de un modelo solo. Que eso viene también con lo que yo dije antes de la historia que hay con la marca, de que la gente quiere mucho la marca. Pero claro, uno tenía que llamar por teléfono, hacer esto, lo otro, y eso a veces desgasta o no es práctico. Hoy en día uno tira una tecla y salió un mail para 600 personas. Entonces eso yo pienso que ayudó mucho a que el club se desarrollara.
Juan Manuel: Totalmente.
Federico: Porque con poca inversión, o casi ninguna, más que una computadora, ya formaste un club y empezaste algo que antes no. Era diferente. Había que llegar a los medios de comunicación, había que remarla. Por eso vuelvo a lo mismo: es un país muy BMW. No fue casualidad que se juntaran sesenta 2002, sino que la fuerza que hubo esa vez a pesar de todas las trabas de comunicación que podían haber, se hizo y se juntaron pila de autos. Por ejemplo hoy ponele que lo anunciara en la televisión o en la radio, yo soy una persona que escucho poca radio, poca televisión. Te podés no enterar y ser recontra fanático. Yo por ejemplo no me enteré, y hubiera ido. Pero hoy tenés una casilla de correo y te llegan las cosas. Te llega mucho más rápido. Y eso me parece que es un poco el secreto.

J.P.: ¿Esto para, o tiene mucho camino por delante todavía?
Federico: ¡Qué tema! Yo siempre le digo a Charly, a Ignacio que es nuevo, a Gonzalo, mi idea –y me parece que la idea de todos los que fundaron esto– es que sea un engranaje que camine solo, que nunca pare; yo no creo que vaya a parar algún día porque siemprehay alguien dispuesto a trabajar. Yo no creo que tenga un fin.

Anécdota de cómo conocimos a Jorge

Federico: Me llaman un día al celular. Fue un día que hicimos un asado en mi casa. Yo voy a poner dos cosas: formo parte del club de BMW pero también voy a otros clubes porque me gustan los autos, y además a mí especialmente me gustan los autos clásicos. Entonces yo soy socio de un club de autos clásicos. Yo iba a ese club, un día de reunión de socios, me llama la atención una persona. Las reuniones se hacen en AUVO, uno deja el auto afuera y hay un cuida coches que siempre es el mismo, vos ya lo conocés. Y veo que viene el cuidacoches y habla con un tipo alto, buena pinta…
Diego: Pintón…
Federico: Pintón, buena presencia. Me llamó la atención, un caballero a la antigüa ¿no? Y no sé qué le dice. Le hace unas señas como diciendo, “che, ¡sos un bol…!” Yo a veces soy de grabar los momentos, y no sé porqué me quedó grabado ese momento del tipo encarando al cuida coches y dije “¿quién será esta persona con traje?”
Diego: ¡Qué botón!
Federico: ¡Qué botón! No sé qué habrá hecho? Nosotros como habíamos dicho antes empezamos haciendo asados en casa que tiene lugar para estacionar, y bueno, me llama un tipo en la semana. Me dice “yo tengo un 2002. Mi nombre es Jorge que no sé cuanto”, lo hacemos el sábado en mi casa.Llega el día, estamos ahí y veo llegar un 2002 y se baja el tipo que había estado hablando al cuida coches. Y dije “¡este tipo esta acá! que es del Montevideo Classic! ¡y yo lo hice venir acá! a mi casa, ¡qué vergüenza que me da! Claro, uno se achica automáticamente. Mi casa que es humilde, ¡qué papelón! Hice venir a este tipo de Colonia y vino a una casa a comer un asado Entró, y automáticamente que lo saludé me di cuenta que era otro tipo de persona. Todos lo conocen: Jorge Sanguinetti. Un tipo carismático, buena gente, macanudo.
Diego: Anda flojo para el volante… (Risas)
Federico: Si, medio flojo. Y ahí fue una de las sorpresas que me llevé, de que las apariencias engañan.¡Pero en ese momento me sentí tan mal cuando lo ví entrar por el portón de casa.! Al rato se pasó, porque resultó ser un tipo espectacular. Le ha dado una mano enorme al club en muchos aspectos. El primer encuentro a gran escala, digamos. El primero fue allá en la base, pero el segundo oficial fue cuando fuimos a Colonia que es la casa de él. Y ahí a partir de ese encuentro…
Diego: Fue el detonante…
Federico: Porque, claro, se suben fotos a Internet, la gente ve ¡y es una manija!

Julio 2009

  • Rubén Canedo: pasión descapotada julio 2009

    “Todo el que se arrima al lado mío, tiene BMW o trato de que lo tenga.” 

    Portada (7)

    ¿Desde cuanto estás vinculado a la marca?
    Desde los 17 años después de cursar UTU, estaba obsesionado con BMW. Lo unico que tenía en la mente era BMW. En aquel entonces eran los primeros 1600 –como el 2002 pero 1600– y los veía pasar, pasar pasar, y pasar… lo llevaba en la sangre… hasta que un día, yo dije, bueno ¡quiero ir a trabajar a BMW! Hasta que un amigo vino y me dijo: “bueno yo te voy a decir donde es”. Ya que yo no conocía donde era el lugar, ese amigo me acompañó.

    En ese entonces habia unos muritos en la entrada de BMW. Me senté un día a ver pasar los autos, entraban y salían. Hasta que un día dije “yo quiero trabajar acá” , y resulta que durante esa semana estuve cumpliendo las 8 horas sentado ahí, de mañana, me iba al mediodía, volvía de tarde, y bueno, hablábamos con una persona que era capataz de ahí y le decía que queria trabajar ahí. Así estuve un mes, yendo todos los días y yo de ahí no me movía.

    Un día estaban cerrando el taller con la cortina. Eran las 7 y media de la tarde y yo no me fui de ahí. Estaba ahí adentro. Entonces el ex-patrón mío (César Rama, ya fallecido) le dice al capataz: “Loco, este tipo está acá, ¡cumple las 8 horas todos los días! Viene de mañana, se va al mediodía, viene de tarde, ¿qué quiere este tipo?”. Y él le contesta: “¡Quiere trabajar acá ¡está loco!”. “Bueno” le contesta el capataz “decile que se vaya o tomalo, ¡hacé algo!”. Eso le dijo al capataz que hoy en día es mi socio y mi cuñado (Julio González).

    Entonces se acerca Julio y me dice “¿Usted quiere trabajar acá?”. Y le contesto “¡Sí quiero!”. Me pregunta “¿Tiene mameluco?” y respondo “Sí, tengo mameluco” a lo que me dice “Está bien. Hoy es Jueves. Empieze el Lunes a las 8 de la mañana”. Y yo le digo: “Pero mañana es Viernes, ¿ustedes trabajan?”. “Sí, por supuesto” me dice y le pregunto “¿No puedo trabajar mañana?”. Y me contesta “Empezemos el Lunes” y yo “No, ¡quiero trabajar mañana!” y al fin me contesta: “Bueno, está bien. Empieze mañana”.

    Fui ese Viernes a trabajar, y de ahí en mas estuve 14 años trabajando. Me hice amigo de todos. Inclusive me hice un amigo muy grande que fue uno de los mayores que hoy es mi cuñado.

    ¿Cuál fue tu primer BMW y cuantos tuviste?
    Mi primer BMW fue un 2002 del año ‘73, color blanco. Estaba muy nuevito, muy bueno. Se lo compré a un cliente, a un amigo (que en realidad no me acuerdo del nombre). Lo cuidaba mucho. Sabía como estaba y se lo compré a él. Después no recuerdo exactamente cuantos. Ese fue el primero. Fue el único BMW 2002 que tuve. No tuve mas. Después empecé con los 320 E21 en el año 1981… tenía un auto del año 80.

    Tuve dos 320 del ‘80, tuve 316, tuve 325i… fueron muchos… no me acuerdo cuantos. Fuí cambiando. Me gustaba mucho cambiar. Hasta el día de hoy que tengo uno que es exclusivo que no lo voy a cambiar nunca más si Dios quiere.

    Ahora me estoy haciendo un 2002, que va a quedar muy lindo. Tuvo un golpe, pero fue muy bien reparado, fue poco y la carrocería está muy enterita. Me lo estoy haciendo para mí, para tener un tercer auto de colección, para usarlo con el club y nada más.

    ¿Por qué BMW?
    Si tú me hablás de cualquier marca –porque no es que yo conozca sólo BMW, conozco todas las marcas de autos– me intereso por todas las marcas, pero si yo me siento en un BMW, estoy cómodo y bien. Me siento en cualquier otro auto y no me gustan. Directamente no me gustan. Porque no sé si es de fanático, llamame como vos quieras, mi palabra son las tres letras BMW. Después no me interesa ningún auto.

    ¿Qué relación tenés con Automecánica Corsa?
    Soy uno de los dueños. Hace unos 24 años que estamos con el taller y yo unos 28 que estoy independiente.

    A mí no me gustaba mucho que me mandaran. Me gustaba mandarme yo mismo y no me gusta hasta el día de hoy “hacé tal cosa”, entonces un día un amigo que se llama Aldo Dacal que era cliente de BMW, me dice: “Decime una cosa, ¿vos por qué estás trabajando acá?” y yo le contesto “Porque yo gano muy bien y estoy bien acá, estoy cómodo y tengo mis amigos”. Y me dice: “Vos tenés que trabajar por tu cuenta que vas a ganar más plata” y le dije “Tengo miedo de irme sólo porque es bravo”. Y mi amigo me dice “Yo consigo un local, consigo todo. Vos traete tus herramientas, y te ponés a trabajar. Si el primer mes te va mal, yo te doy la plata para cubrir los gastos de lo que vos ganabas. Si el segundo y tercer mes te va mal también… y bueno… y si te sigue yendo mal… tratá de dejarte las puertas abiertas en BMW por las dudas, para que vos te quedes tranquilo.”

    Y fue así. Le hice caso. Me insistió tanto que le hice caso. Pero me fui bien de BMW. Tal es así que me dijo mi patrón: “Ya veo que estás decidido a irte. Acá tenes las puertas abiertas. Si hoy o mañana tenés algún problema, volvés tranquilamente. Vos acá sos aceptado, no pasa nada. Andate tranquilo. Si tenés algún problema, me avisás.”

    Me fui, y así fue. Tuve algunos problemitas cuando arranqué, pero no de dinero sino de cosas que me han faltado: se me rompieron vidrios de un 2002, una vez se me quemó un encendido electrónico, y ese ex-patrón mío me ayudó con todo eso. El me lo consiguió porque no había. Me ayudó muchísimo. Y así seguí para adelante siempre.

    Aldo fue el que me insinuó a todo esto, que hoy por hoy somos muy amigos y seguimos en contacto siempre. Tenemos fotos de los diarios de las “6 Horas” y demás de esa época y muchos recuerdos… Esto quiero que quede bien claro lo que dije, de Aldo, el incentivo mío, la ayuda y el respaldo que yo tenía era él. No tenía otro respaldo. Pese a todo, tenía a todos en contra mía que me fuera de BMW: hasta mi padre en aquel entonces decía “No te conviene irte”. Eran personas muy conservadoras. Yo también porque estaba acostumbrado a eso, pero yo decía “Me tengo que ir porque tengo que probarme, y bueno Aldo fue el que me llevó a todo esto y me ayudó muchísimo. Tal es así que yo tengo un banco principal de trabajo –que me lo obsequió él– que todavía está en el taller. Está nuevito. Es el que uso para hacer los motores y demás. Lo tengo como recuerdo y lo sigo usando hasta el día de hoy.

    ¿Cómo conseguiste tus autos?
    Con mucho sacrificio y trabajo. Siempre quise mis autos. Siempre los busqué, y a veces pagué precios que no valían. Pero trabajé mucho para eso, muchísimo. El que más recuerdo es mi primer BMW E21, que era color negro, tapizado blanco. Lo compré con 12.000 km, y lo usé 150.000 km más. Lo vendí como nuevo. Después tuve 320i. Tuve un montón, pero ninguno como ese hasta que llegue a la coupé.

    ¿Qué otro BMW te gustaria tener?
    Ninguno. Sólo el que tengo y el que quiero hacerme ahora que es el 2002 y ningún otro.

    ¿Cuál de todos los BMW que atendiste es el que mas recordás?
    El que más recuerdo, el que más me dió placer es un 2002. El 2002 de Eduardo Gómez, que no es el que tiene en este momento, sino que es el anterior. Revisamos como 17 “be-emes”, para comprar uno rojo que a él le parecia que no. De tantos autos que había visto estaba aburrido. Y un día me trajo uno por traérmelo y le dije “Comprate este, que este auto esta buenísimo” y él “No, que está feo” y yo “Vos comprate este auto”… y bueno… lo hicimos de cero, a nuevo. Es un auto que hoy por hoy lo tiene una persona de afuera que está muy contenta con él. Es el que me quedó grabado. Y camina muchísimo..

    ¿Cuál es el mantenimiento básico de un BMW??
    Depende. Si estamos hablando de los autos aspirados no inyección a carburador, es un auto que lleva un mantenimiento seguido. Hay que controlarlo mucho porque son motores aspirados, con carburador. Se ensucian las bujías, hay que cambiarlas más a menudo y son autos que llevan más mantenimiento que un auto moderno, pero son más lindos y me parece –no sé si es por mi edad o qué– pero es un auto que es más confiable, mucho más confiable que un auto moderno.

    Yo por mi parte, porque en este país con un auto moderno que es inyección y con computadoras y todo lo demás, querés ir a un lugar lejos, querés ir confiado, ir y llegar, y tu con un auto que sea aspirado que sea a carburador con un distribuidor común y con una bobina como la mayoría de los autos, te vas a quedar y lo vas a solucionar. Vas a solucionar el problema y vas a ir y llegar. Sin embargo con un auto nuevo, si te pasó algo vas pero no lo arreglás ni que seas el mejor de los mecánicos. Y vas a tener que traerlo a remolque en una chata o lo que sea, porque no es fácil si no tenés herramientas que te digan lo que tiene el auto. No volvés. Por eso para mí, es mejor un auto aspirado, común y viejo, para hacer un viaje largo. No dejo de reconocer que todos los autos nuevos tienen una comodidad 10, 20, 100 veces mayor que un auto viejo de todo punto de vista, porque la tecnología avanzo muchísimo. Pero no confiable como un auto aspirado.

    Qué preferís ¿los BMW modernos o los viejos?
    ¡Los viejos! Por eso cuando ustedes me dijeron un día “queremos que estés en este club”, entiendo que los autos modernos son divinos, es un placer andar en ellos, pero no es así para mí. A mí me gustan los autos más bien viejos, me gustan, nació conmigo eso y me gusta eso. Me gustan también los modernos, pero es un placer diferente. No será porque no me traen recuerdos…

    ¿Tu familia te acompaña en esta pasión?
    Sí, todos. No sé si será porque mis hijas desde el principio vivieron todo eso conmigo, la siguen viviendo mi señora, mis hijas, mi yerno, todo el que se arrima al lado mío tiene BMW o trato de que lo tenga. Busco la manera. Mis vecinos, mis amigos… todos trato de que tengan BMW. Como sea, le busco la vuelta para que los tengan. Más viejito, más nuevito, los que puedan que tengan BMW. Todos los que yo quiero, todos mis amigos, ¡que todos tengan BMW!

    Rubén Canedo es uno de los dueños de Automecánica Corsa. Comenzó a trabajar en Camur S.A. a los 17 años y no ha parado, dedicando su vida a la marca BMW. Ha tenido una gran variedad de BMW y actualmente posee un E30 325i Cabrio.

    Seguir leyendo →

Rubén Canedo: pasión descapotada

“Todo el que se arrima al lado mío, tiene BMW o trato de que lo tenga.” 

Portada (7)

¿Desde cuanto estás vinculado a la marca?
Desde los 17 años después de cursar UTU, estaba obsesionado con BMW. Lo unico que tenía en la mente era BMW. En aquel entonces eran los primeros 1600 –como el 2002 pero 1600– y los veía pasar, pasar pasar, y pasar… lo llevaba en la sangre… hasta que un día, yo dije, bueno ¡quiero ir a trabajar a BMW! Hasta que un amigo vino y me dijo: “bueno yo te voy a decir donde es”. Ya que yo no conocía donde era el lugar, ese amigo me acompañó.

En ese entonces habia unos muritos en la entrada de BMW. Me senté un día a ver pasar los autos, entraban y salían. Hasta que un día dije “yo quiero trabajar acá” , y resulta que durante esa semana estuve cumpliendo las 8 horas sentado ahí, de mañana, me iba al mediodía, volvía de tarde, y bueno, hablábamos con una persona que era capataz de ahí y le decía que queria trabajar ahí. Así estuve un mes, yendo todos los días y yo de ahí no me movía.

Un día estaban cerrando el taller con la cortina. Eran las 7 y media de la tarde y yo no me fui de ahí. Estaba ahí adentro. Entonces el ex-patrón mío (César Rama, ya fallecido) le dice al capataz: “Loco, este tipo está acá, ¡cumple las 8 horas todos los días! Viene de mañana, se va al mediodía, viene de tarde, ¿qué quiere este tipo?”. Y él le contesta: “¡Quiere trabajar acá ¡está loco!”. “Bueno” le contesta el capataz “decile que se vaya o tomalo, ¡hacé algo!”. Eso le dijo al capataz que hoy en día es mi socio y mi cuñado (Julio González).

Entonces se acerca Julio y me dice “¿Usted quiere trabajar acá?”. Y le contesto “¡Sí quiero!”. Me pregunta “¿Tiene mameluco?” y respondo “Sí, tengo mameluco” a lo que me dice “Está bien. Hoy es Jueves. Empieze el Lunes a las 8 de la mañana”. Y yo le digo: “Pero mañana es Viernes, ¿ustedes trabajan?”. “Sí, por supuesto” me dice y le pregunto “¿No puedo trabajar mañana?”. Y me contesta “Empezemos el Lunes” y yo “No, ¡quiero trabajar mañana!” y al fin me contesta: “Bueno, está bien. Empieze mañana”.

Fui ese Viernes a trabajar, y de ahí en mas estuve 14 años trabajando. Me hice amigo de todos. Inclusive me hice un amigo muy grande que fue uno de los mayores que hoy es mi cuñado.

¿Cuál fue tu primer BMW y cuantos tuviste?
Mi primer BMW fue un 2002 del año ‘73, color blanco. Estaba muy nuevito, muy bueno. Se lo compré a un cliente, a un amigo (que en realidad no me acuerdo del nombre). Lo cuidaba mucho. Sabía como estaba y se lo compré a él. Después no recuerdo exactamente cuantos. Ese fue el primero. Fue el único BMW 2002 que tuve. No tuve mas. Después empecé con los 320 E21 en el año 1981… tenía un auto del año 80.

Tuve dos 320 del ‘80, tuve 316, tuve 325i… fueron muchos… no me acuerdo cuantos. Fuí cambiando. Me gustaba mucho cambiar. Hasta el día de hoy que tengo uno que es exclusivo que no lo voy a cambiar nunca más si Dios quiere.

Ahora me estoy haciendo un 2002, que va a quedar muy lindo. Tuvo un golpe, pero fue muy bien reparado, fue poco y la carrocería está muy enterita. Me lo estoy haciendo para mí, para tener un tercer auto de colección, para usarlo con el club y nada más.

¿Por qué BMW?
Si tú me hablás de cualquier marca –porque no es que yo conozca sólo BMW, conozco todas las marcas de autos– me intereso por todas las marcas, pero si yo me siento en un BMW, estoy cómodo y bien. Me siento en cualquier otro auto y no me gustan. Directamente no me gustan. Porque no sé si es de fanático, llamame como vos quieras, mi palabra son las tres letras BMW. Después no me interesa ningún auto.

¿Qué relación tenés con Automecánica Corsa?
Soy uno de los dueños. Hace unos 24 años que estamos con el taller y yo unos 28 que estoy independiente.

A mí no me gustaba mucho que me mandaran. Me gustaba mandarme yo mismo y no me gusta hasta el día de hoy “hacé tal cosa”, entonces un día un amigo que se llama Aldo Dacal que era cliente de BMW, me dice: “Decime una cosa, ¿vos por qué estás trabajando acá?” y yo le contesto “Porque yo gano muy bien y estoy bien acá, estoy cómodo y tengo mis amigos”. Y me dice: “Vos tenés que trabajar por tu cuenta que vas a ganar más plata” y le dije “Tengo miedo de irme sólo porque es bravo”. Y mi amigo me dice “Yo consigo un local, consigo todo. Vos traete tus herramientas, y te ponés a trabajar. Si el primer mes te va mal, yo te doy la plata para cubrir los gastos de lo que vos ganabas. Si el segundo y tercer mes te va mal también… y bueno… y si te sigue yendo mal… tratá de dejarte las puertas abiertas en BMW por las dudas, para que vos te quedes tranquilo.”

Y fue así. Le hice caso. Me insistió tanto que le hice caso. Pero me fui bien de BMW. Tal es así que me dijo mi patrón: “Ya veo que estás decidido a irte. Acá tenes las puertas abiertas. Si hoy o mañana tenés algún problema, volvés tranquilamente. Vos acá sos aceptado, no pasa nada. Andate tranquilo. Si tenés algún problema, me avisás.”

Me fui, y así fue. Tuve algunos problemitas cuando arranqué, pero no de dinero sino de cosas que me han faltado: se me rompieron vidrios de un 2002, una vez se me quemó un encendido electrónico, y ese ex-patrón mío me ayudó con todo eso. El me lo consiguió porque no había. Me ayudó muchísimo. Y así seguí para adelante siempre.

Aldo fue el que me insinuó a todo esto, que hoy por hoy somos muy amigos y seguimos en contacto siempre. Tenemos fotos de los diarios de las “6 Horas” y demás de esa época y muchos recuerdos… Esto quiero que quede bien claro lo que dije, de Aldo, el incentivo mío, la ayuda y el respaldo que yo tenía era él. No tenía otro respaldo. Pese a todo, tenía a todos en contra mía que me fuera de BMW: hasta mi padre en aquel entonces decía “No te conviene irte”. Eran personas muy conservadoras. Yo también porque estaba acostumbrado a eso, pero yo decía “Me tengo que ir porque tengo que probarme, y bueno Aldo fue el que me llevó a todo esto y me ayudó muchísimo. Tal es así que yo tengo un banco principal de trabajo –que me lo obsequió él– que todavía está en el taller. Está nuevito. Es el que uso para hacer los motores y demás. Lo tengo como recuerdo y lo sigo usando hasta el día de hoy.

¿Cómo conseguiste tus autos?
Con mucho sacrificio y trabajo. Siempre quise mis autos. Siempre los busqué, y a veces pagué precios que no valían. Pero trabajé mucho para eso, muchísimo. El que más recuerdo es mi primer BMW E21, que era color negro, tapizado blanco. Lo compré con 12.000 km, y lo usé 150.000 km más. Lo vendí como nuevo. Después tuve 320i. Tuve un montón, pero ninguno como ese hasta que llegue a la coupé.

¿Qué otro BMW te gustaria tener?
Ninguno. Sólo el que tengo y el que quiero hacerme ahora que es el 2002 y ningún otro.

¿Cuál de todos los BMW que atendiste es el que mas recordás?
El que más recuerdo, el que más me dió placer es un 2002. El 2002 de Eduardo Gómez, que no es el que tiene en este momento, sino que es el anterior. Revisamos como 17 “be-emes”, para comprar uno rojo que a él le parecia que no. De tantos autos que había visto estaba aburrido. Y un día me trajo uno por traérmelo y le dije “Comprate este, que este auto esta buenísimo” y él “No, que está feo” y yo “Vos comprate este auto”… y bueno… lo hicimos de cero, a nuevo. Es un auto que hoy por hoy lo tiene una persona de afuera que está muy contenta con él. Es el que me quedó grabado. Y camina muchísimo..

¿Cuál es el mantenimiento básico de un BMW??
Depende. Si estamos hablando de los autos aspirados no inyección a carburador, es un auto que lleva un mantenimiento seguido. Hay que controlarlo mucho porque son motores aspirados, con carburador. Se ensucian las bujías, hay que cambiarlas más a menudo y son autos que llevan más mantenimiento que un auto moderno, pero son más lindos y me parece –no sé si es por mi edad o qué– pero es un auto que es más confiable, mucho más confiable que un auto moderno.

Yo por mi parte, porque en este país con un auto moderno que es inyección y con computadoras y todo lo demás, querés ir a un lugar lejos, querés ir confiado, ir y llegar, y tu con un auto que sea aspirado que sea a carburador con un distribuidor común y con una bobina como la mayoría de los autos, te vas a quedar y lo vas a solucionar. Vas a solucionar el problema y vas a ir y llegar. Sin embargo con un auto nuevo, si te pasó algo vas pero no lo arreglás ni que seas el mejor de los mecánicos. Y vas a tener que traerlo a remolque en una chata o lo que sea, porque no es fácil si no tenés herramientas que te digan lo que tiene el auto. No volvés. Por eso para mí, es mejor un auto aspirado, común y viejo, para hacer un viaje largo. No dejo de reconocer que todos los autos nuevos tienen una comodidad 10, 20, 100 veces mayor que un auto viejo de todo punto de vista, porque la tecnología avanzo muchísimo. Pero no confiable como un auto aspirado.

Qué preferís ¿los BMW modernos o los viejos?
¡Los viejos! Por eso cuando ustedes me dijeron un día “queremos que estés en este club”, entiendo que los autos modernos son divinos, es un placer andar en ellos, pero no es así para mí. A mí me gustan los autos más bien viejos, me gustan, nació conmigo eso y me gusta eso. Me gustan también los modernos, pero es un placer diferente. No será porque no me traen recuerdos…

¿Tu familia te acompaña en esta pasión?
Sí, todos. No sé si será porque mis hijas desde el principio vivieron todo eso conmigo, la siguen viviendo mi señora, mis hijas, mi yerno, todo el que se arrima al lado mío tiene BMW o trato de que lo tenga. Busco la manera. Mis vecinos, mis amigos… todos trato de que tengan BMW. Como sea, le busco la vuelta para que los tengan. Más viejito, más nuevito, los que puedan que tengan BMW. Todos los que yo quiero, todos mis amigos, ¡que todos tengan BMW!

Rubén Canedo es uno de los dueños de Automecánica Corsa. Comenzó a trabajar en Camur S.A. a los 17 años y no ha parado, dedicando su vida a la marca BMW. Ha tenido una gran variedad de BMW y actualmente posee un E30 325i Cabrio.

Julio 2008

  • Gustavo Alvarez: 2002 x 2 julio 2008

    “Quizás me gustaría tener un 2002 descapotable o un targa o algo por el estilo, porque ¿qué pasa? un auto moderno lo puede tener cualquiera que tenga dinero. Un 2002 bien restaurado, ya tiene otro gustito diferente.” 

    Portada (6)

    ¿Por qué tenés un BMW y por qué es un 2002?
    Un poco por la edad que tengo. Los dos autos que mas me gustaban en los ‘70 eran los 2002 y los Mini Morris. La marca Alemana BMW siempre me mató y cuando pude tener uno, no dudé en tenerlo. Hasta hoy sigo sin estar arrepentido porque es una cosa bárbara, irrompible. Le he dado muchos años de paliza, para mí es como un bebé.

    ¿Cómo llegó el 2002 a tus manos?
    Mi hermano también corría en el CUAS y se estaba armando un 2002. Quise buscar uno. Busqué hasta que encontré el adecuado, con mucho sacrificio lo pude preparar para unas “Mil Millas”. Si tu me decís como llegó, te digo si lo busqué, pero tampoco me cayó de arriba. Lo estuve rastreando, porque quería integrarme al grupo con algo que me gustara. Después de comprarlo empezamos como todos, a buscar cosas. Es como un mecano esto. Armarlo, pintarlo, dejarlo como para que pueda terminar una prueba de una como son las “Mil Millas” que son muchos kilómetros.

    ¿Cambiarías el 2002 por otro auto?
    Ni ahí. Ni loco. Es mas, me estoy armando otro también. En los órdenes de cambiar autos, cambiaría cualquiera de mis otros autos particulares antes que el 2002.

    ¿Qué BMW te gustaría tener?
    Te voy a volver de vuelta al 2002. Quizás me gustaría tener un 2002 descapotable o un targa o algo por el estilo, porque ¿qué pasa? un auto moderno lo puede tener cualquiera que tenga dinero. Un 2002 bien restaurado, ya tiene otro gustito diferente. Vos me decís que hay muchos BMW antiguos lindos aparte del 2002, pero creo que la línea del 2002 es la que mas me atrae.

    ¿Cuándo empezaste a correr con el 2002?
    Hace exactamente 10 años, en 1998. Arranqué en unas “Mil Millas”. Hicimos lo que pudimos, llegamos como llegamos, después fuimos adquiriendo mas experiencia. Con el copiloto actual, estoy hace 8 años. Yo antes corría con otro copiloto y con el actual hace 8 años que estamos juntos… y logramos lo que hemos logrado.

    ¿Qué carreras ganaste?
    En 10 años hemos ganado muchas carreras. Las dos “19 Capitales” (la del 2006 y la del 2008), porque aparte de ser una competencia importante, el público lo toma como si fuera Uruguay contra otros países. O sea, el público se identifica como que sos el uruguayo que vas adelante y que le estas ganando a otros países. El ambiente que circula en el “19 Capitales” es diferentes las otras. Después he ganado “6 Horas” de El Pinar, “2 Horas” de El Pinar y carreras del CUAS unas cuantas.

    ¿Qué carrera te gustaría ganar?
    Sin duda la “Mil Millas”. Es la única carrera que no pudimos ganar. No sé si tenemos una cruz encima. Me encantaría ganarla. No es fácil, hay muchos competidores muy capacitados, pero es algo que nunca se nos dio. Salimos segundos una vez, pero nunca se dio de ganar las “Mil Millas”.

    ¿Qué tipo de especialidad te gusta mas? ¿pista o ruta?
    Las dos tiene su encanto, la dos son regularidades diferentes. No puedo elegirte entre una u otra, primero porque yo en pista corro solo, y en ruta corro con copiloto. Y el trabajo que haces con el copiloto, es una unión que ya tenemos en 8 años. Es un trabajo en equipo que es muy interesante. El de pista es algo mas solitario que vos dependés de todo. Igual insisto, las dos son muy lindas no puedo elegir entre una y otra, en las dos mas o menos andamos bien. No tengo preferencia por ninguna de las dos.

    ¿Cual fue tu mayor desafío en una carrera?
    Como en todas las competencias que he hecho en estos diez años, toda carrera es un desafío, en todas las carreras siempre sufrís algo, mas cuando estas peleando algún puesto medio arriba, siempre sufrís algo. El auto nos ha pasado carreras que faltando una etapa se rompe, y no llegás. Perdiste. Ibas primero y son todos pequeños desafíos que tenes que solucionarlos en el momento, siempre hay un buen grupo de amigos que siempre te apoya para todo y te trata de ayudar. Pero son mas bien desafíos personales. Llegué hasta acá, quiero terminar de ganarlo y hago todo para ganarlo. Se nos ha roto el parabrisas en una prueba de tierra y teníamos que terminar el prime, y ¿qué hacemos? Seguimos para adelante. Siempre son pequeños desafíos. Si estas ahí y tenes el ímpetu de ganar, querés lograrlo a toda costa.

    ¿Cual fue tu mayor rival en una carrera?
    Primero rivales no son. Son amigos, competidores. Nunca los consideré como rivales. Al contrario, me abrazo antes de empezar, me abrazo después y en el medio de la carrera con ellos. He tenido muy buenos competidores pero no los considero rivales. Te puedo nombrar un montón: Alvaro López, (que está andando en un nivel excelente hoy), Daniel Cabeda, Ricardo Duhart, los argentinos Verizzo y Urrea… son todos gente de primerísimo nivel. Como tantos, hay un montón mas, pero son gente que si pestaneás, sabés que te pasaron y te ganaron. No te perdonan. Quiero que sigan estando ahí, porque si no tenes competidores como ellos, no te dan ganas de mejorar. En cambio con ellos que sabés que siempre están mejorando permanentemente, vos siempre tratás de mejorar, porque si te quedás, te pasaron.

    Gustavo Alvarez es pro-secretario del Club Uruguayo de Automóviles Sport, último ganador del “19 Capitales Histórico 2008”, uno de los diez mejores regularistas de Uruguay y dueño de dos automóviles BMW 2002.

    Seguir leyendo →

Gustavo Alvarez: 2002 x 2

“Quizás me gustaría tener un 2002 descapotable o un targa o algo por el estilo, porque ¿qué pasa? un auto moderno lo puede tener cualquiera que tenga dinero. Un 2002 bien restaurado, ya tiene otro gustito diferente.” 

Portada (6)

¿Por qué tenés un BMW y por qué es un 2002?
Un poco por la edad que tengo. Los dos autos que mas me gustaban en los ‘70 eran los 2002 y los Mini Morris. La marca Alemana BMW siempre me mató y cuando pude tener uno, no dudé en tenerlo. Hasta hoy sigo sin estar arrepentido porque es una cosa bárbara, irrompible. Le he dado muchos años de paliza, para mí es como un bebé.

¿Cómo llegó el 2002 a tus manos?
Mi hermano también corría en el CUAS y se estaba armando un 2002. Quise buscar uno. Busqué hasta que encontré el adecuado, con mucho sacrificio lo pude preparar para unas “Mil Millas”. Si tu me decís como llegó, te digo si lo busqué, pero tampoco me cayó de arriba. Lo estuve rastreando, porque quería integrarme al grupo con algo que me gustara. Después de comprarlo empezamos como todos, a buscar cosas. Es como un mecano esto. Armarlo, pintarlo, dejarlo como para que pueda terminar una prueba de una como son las “Mil Millas” que son muchos kilómetros.

¿Cambiarías el 2002 por otro auto?
Ni ahí. Ni loco. Es mas, me estoy armando otro también. En los órdenes de cambiar autos, cambiaría cualquiera de mis otros autos particulares antes que el 2002.

¿Qué BMW te gustaría tener?
Te voy a volver de vuelta al 2002. Quizás me gustaría tener un 2002 descapotable o un targa o algo por el estilo, porque ¿qué pasa? un auto moderno lo puede tener cualquiera que tenga dinero. Un 2002 bien restaurado, ya tiene otro gustito diferente. Vos me decís que hay muchos BMW antiguos lindos aparte del 2002, pero creo que la línea del 2002 es la que mas me atrae.

¿Cuándo empezaste a correr con el 2002?
Hace exactamente 10 años, en 1998. Arranqué en unas “Mil Millas”. Hicimos lo que pudimos, llegamos como llegamos, después fuimos adquiriendo mas experiencia. Con el copiloto actual, estoy hace 8 años. Yo antes corría con otro copiloto y con el actual hace 8 años que estamos juntos… y logramos lo que hemos logrado.

¿Qué carreras ganaste?
En 10 años hemos ganado muchas carreras. Las dos “19 Capitales” (la del 2006 y la del 2008), porque aparte de ser una competencia importante, el público lo toma como si fuera Uruguay contra otros países. O sea, el público se identifica como que sos el uruguayo que vas adelante y que le estas ganando a otros países. El ambiente que circula en el “19 Capitales” es diferentes las otras. Después he ganado “6 Horas” de El Pinar, “2 Horas” de El Pinar y carreras del CUAS unas cuantas.

¿Qué carrera te gustaría ganar?
Sin duda la “Mil Millas”. Es la única carrera que no pudimos ganar. No sé si tenemos una cruz encima. Me encantaría ganarla. No es fácil, hay muchos competidores muy capacitados, pero es algo que nunca se nos dio. Salimos segundos una vez, pero nunca se dio de ganar las “Mil Millas”.

¿Qué tipo de especialidad te gusta mas? ¿pista o ruta?
Las dos tiene su encanto, la dos son regularidades diferentes. No puedo elegirte entre una u otra, primero porque yo en pista corro solo, y en ruta corro con copiloto. Y el trabajo que haces con el copiloto, es una unión que ya tenemos en 8 años. Es un trabajo en equipo que es muy interesante. El de pista es algo mas solitario que vos dependés de todo. Igual insisto, las dos son muy lindas no puedo elegir entre una y otra, en las dos mas o menos andamos bien. No tengo preferencia por ninguna de las dos.

¿Cual fue tu mayor desafío en una carrera?
Como en todas las competencias que he hecho en estos diez años, toda carrera es un desafío, en todas las carreras siempre sufrís algo, mas cuando estas peleando algún puesto medio arriba, siempre sufrís algo. El auto nos ha pasado carreras que faltando una etapa se rompe, y no llegás. Perdiste. Ibas primero y son todos pequeños desafíos que tenes que solucionarlos en el momento, siempre hay un buen grupo de amigos que siempre te apoya para todo y te trata de ayudar. Pero son mas bien desafíos personales. Llegué hasta acá, quiero terminar de ganarlo y hago todo para ganarlo. Se nos ha roto el parabrisas en una prueba de tierra y teníamos que terminar el prime, y ¿qué hacemos? Seguimos para adelante. Siempre son pequeños desafíos. Si estas ahí y tenes el ímpetu de ganar, querés lograrlo a toda costa.

¿Cual fue tu mayor rival en una carrera?
Primero rivales no son. Son amigos, competidores. Nunca los consideré como rivales. Al contrario, me abrazo antes de empezar, me abrazo después y en el medio de la carrera con ellos. He tenido muy buenos competidores pero no los considero rivales. Te puedo nombrar un montón: Alvaro López, (que está andando en un nivel excelente hoy), Daniel Cabeda, Ricardo Duhart, los argentinos Verizzo y Urrea… son todos gente de primerísimo nivel. Como tantos, hay un montón mas, pero son gente que si pestaneás, sabés que te pasaron y te ganaron. No te perdonan. Quiero que sigan estando ahí, porque si no tenes competidores como ellos, no te dan ganas de mejorar. En cambio con ellos que sabés que siempre están mejorando permanentemente, vos siempre tratás de mejorar, porque si te quedás, te pasaron.

Gustavo Alvarez es pro-secretario del Club Uruguayo de Automóviles Sport, último ganador del “19 Capitales Histórico 2008”, uno de los diez mejores regularistas de Uruguay y dueño de dos automóviles BMW 2002.

Mayo 2008

  • Gustavo Koncke: restaurador de pasiones de dos ruedas mayo 2008

    “He tenido motos italianas. He tenido motos inglesas -que no tengo mas- y tengo motos alemanas que para mí es lo mejor. Es una mecánica muy confiable, muy moderna, con materiales de primera calidad, mucho aluminio todo y buen aluminio. Esas piezas que tienen 70 años yo las puedo reparar, yo las puedo soldar, las vuelvo a mecanizar y siguen andando.” 

    Portada (5)

    ¿Cómo te iniciás en el tema de las restauraciones?
    Hace muchos años la posibilidad era comprarse un cachilito, mantenerlo y arreglarlo, y como me gustaba y veía que las cosas funcionaban, hacia eso. Compraba un cachilito, lo arreglaba… no era una restauración, pero era una reparación que hace escuela también. Vendía, compraba uno mejor en mal estado, lo reparaba de vuelta… y así fue que empecé con el tema.

    Después empecé con autos fundamentalmente -hace muchos años, no autos muy finos, porque no tenía acceso- eran autos mas bien populares, los que hoy se llaman “clásicos populares”. Después me pasé para las Issetas. Un día me enloquecí con las Issetas. Ahí si ya empecé con la restauración. Restauré y exporté varias Issetas a varios lados.

    Fundamentalmente a mí me gustan los autos chicos, los super compactos. Después empecé con los Mini Morris. Hice varios Minis. Tengo la suerte de que uno de los que restauré está en un museo en Brasil. Después hice un ejemplar único que es un mini dos plazas que es un invento, pero no es un invento porque lo hacen en Inglaterra. Me aburrí después de hacer cosas iguales siempre y fue cuando hice el aparato ese, que es divino, anda espectacular… y el mini mas allá de ser un clásico, es un hito en la historia automovilismo. Marcó una época y todavía hoy la sigue marcando.

    ¿La actividad es un hobby o es tu principal fuente de ingresos?
    Es una combinación entre un hobby y una fuente de ingresos. Yo trabajo profesionalmente. Hago mantenimiento eléctrico y electrónico. Primero en una industria y después me pasé a un banco, que es lo que hago hoy en día y lo hago como segunda actividad digamos. Me saco las ganas, me divierto como loco, me encanta todo lo que tiene que ver con las motos… y con los autos también. Me especialicé en BMW porque fue siempre mi sueño. Hoy en día fabrico mucho repuesto de BMW de pre-guerra, que de estas motos no hay repuestos en ningún lado. Entonces muchas cosas se fabrican acá. Mecanizo mucho. Mando a mecanizar lo que no puedo. Tengo los moldes, mando fundir e inclusive vendo repuestos para la Argentina. Saben que no son originales. Es un repuesto lo mas parecido a lo original. El aspecto es el del original, pero es hecho acá buena parte por mí y buen aporte por gente que me hace distintos tipos de trabajos.

    ¿Qué tipo de vehículos restaurás?
    Fundamentalmente motos BMW. Me dediqué mas a las motos por un tema de lugar, y otra es que con las motos yo hago prácticamente todo. Salvo la parte de chapa, que tengo un chapista que me lo hace. La pintura la hago yo, hago prácticamente todo, el mecanizado de las piezas, etc. Estoy cansado de depender de otras personas. Sé que por ahí tengo fama de ser muy exigente, pero quiero hacer las cosas lo mejor que puedo. Creo que mis restauraciones en motos son buenas, y eso implica que las comercializo bien, no en la zona sino a nivel mundial. Tengo cartas de agradecimiento de las personas, que recibieron la moto en Estados Unidos, Italia, donde sea… que la sacaron de adentro del cajón, le pusieron combustible, le dieron una patada y salieron a andar arriba de la moto. Eso me llena de orgullo, que capaz que económicamente no sirve, pero a mí me sirve.

    ¿BMW por alguna razón en especial?
    Por muchas. He tenido motos italianas. He tenido motos inglesas -que no tengo mas- y tengo motos alemanas que para mí es lo mejor. Es una mecánica muy confiable, muy moderna, con materiales de primera calidad, mucho aluminio todo y buen aluminio. Esas piezas que tienen 70 años yo las puedo reparar, yo las puedo soldar, las vuelvo a mecanizar y siguen andando. Es perfecto el aluminio. No se desgrana, no tiene poros de la tierra… es maravilloso. Quizás no sean las motos mas veloces, pero son motos muy confiables y realmente las que mas me gustan… y el gusto es una cosa que no tiene explicación. He tenido muchos vehículos alemanes y siempre han sido de las mejores cosas que he tenido. Muy disfrutables.

    ¿Qué tipo de moto es una BMW?
    Es una moto que se le echa combustible y más nada. Se le hacen los cambios de aceite y mas nada. Yo parto de una moto que está toda hecha a nuevo. No es nueva obviamente, pero está todo llevado lo mas parecido a nuevo posible… desde las ruedas yo le cambio hasta los rayos, rulemanes, retenes, todas las cosas. Son motos que dan muy poco problema. Hay motos como la R5 (que es aquella que está casi terminada) que es una moto muy veloz. Es una moto de 500cm que anda 100 millas (que son 160 km/h) que en el año ‘37 era decir mucho y hoy en día también es bastante. Pero claro, es una moto que anda a 160 sin suspensión atrás. ¡No sé como hacían par andar en esas motos a esa velocidad!

    Hay motos rápidas. Las mas modernas son mas lentas. La R5 tira 5800 vueltas -y estamos hablando del año ‘37- tienen doble árbol de levas. Es una moto realmente maravillosa. Los balancines están montados sobre agujas, no es con casquillos, es una cosa realmente espectacular.

    ¿Es fácil restaurar una moto de este tipo?
    Hoy en día para mí es relativamente fácil, por la experiencia. Como son motos muy viejas, las que yo hago son todas pre-guerra. De repuestos no hay nada. No hay nada nuevo. No hay posibilidad de comprar nada en una página. Hay cosas de las BMW mas nuevas que son iguales, que coinciden, a pesar de haber muchos años de diferencia se siguieron usando. Los asientos de goma… hay un montón de elementos digamos que son comunes. Otros que no tienen absolutamente nada que ver… y acá hay dos posibilidades: o lo conseguimos usado en buenas condiciones, o lo reparamos o directamente se fabrica. Hasta ahora con buenos resultados. Yo he andado en motos con piezas del motor fabricadas acá, como balancines y este tipo de cosas y son motos que no dan ningún tipo de problema.

    ¿Cual fue tu mayor desafío?
    Son todos. Cada moto es un desafío, porque lo que se consigue hoy son restos, ya que no se consigue hoy en día una moto que tenga el 60% de las partes originales. Hay motos que tienen chasis reformados, se les hizo suspensión atrás. Hay motos que le han cambiado ruedas, guardabarros, los manillares, infinidad de cosas. El desafío mas lindo -y el que mas me gusta de todos- es comprar una moto en un cajón, o en varios cajones, totalmente desarmada. Uno compra un cajón de verduras lleno de pedazos… andar a los meses o al año en esa moto después, no tiene precio. Es una satisfacción y me llena de orgullo poderlo hacer. Nadie entiende como se logra. Los que estamos en el tema sabemos que es posible. Hay gente que dice “no, esto es imposible de rehacer”. Sin embargo hoy en día, me animo a casi cualquier cosa.

    ¿Existe algún tipo de club que nuclee este tipo de motocicletas?
    No, en el Uruguay no hay. En el Uruguay hay bastantes clubes de motos. En el interior hay por lo menos 1 por departamento que organizan encuentros todos los años. En Montevideo yo no conozco. Sé que hay algunas agrupaciones.

    Yo lo que hacía -que hoy en día lo perdí lamentablemente- teníamos una “patota” de amigos que eramos 6 o 7 que salíamos a andar en moto. Por distintas circunstancias, los demás han dejado de tener moto. Por lo tanto eso lo perdí. Hoy en día lo que hago es andar en moto. Voy a hacer los mandados en moto al centro o si tengo que ir a una entrevista a la Ciudad vieja, me voy en moto si puedo. Y trato de ir a la mayor cantidad posible de encuentros que hay en el Uruguay.

    ¿Te quedaste con alguna de las motos que restauraste?
    No. Hasta el día de hoy no. Tengo el proyecto de quedarme con esta R2… es una moto que su precio final nunca va a ser demasiado bueno, es una moto chica es de 200cc, pero es muy vieja. Es del año ‘31 y es una moto que anda precioso dentro de su categoría. A pesar de ser 200cc, 3 cambios, del año ‘31, es una moto muy andable. Tiene los cambios tipo palanca de auto. La palanca va directo a la caja de cambios. Es una motito que me simpatiza mucho y posiblemente con esta me quede. Todo depende del momento también.

    ¿Qué moto te gustaría tener?
    A mí me gusta mucho andar en moto y las motos viejas son divinas, porque son divinas. Sobre todo las pre-guerra. Pero claro, no son motos para hacer viajes de 400km. No tienen la comodidad. No tienen las prestaciones. Y los 70 años no se los saca nadie de encima. La idea mía es comprarme una “beeme” de los años ’70 -que es lo suficientemente moderna y a su vez no es tan moderna- y tener esa moto para andar distancias largas, hacer viajes, para cuando tenga mas tiempo que espero que no sea dentro de mucho…

    Gustavo Koncke es restaurador profesional de motocicletas BMW de época.

    Seguir leyendo →

Gustavo Koncke: restaurador de pasiones de dos ruedas

“He tenido motos italianas. He tenido motos inglesas -que no tengo mas- y tengo motos alemanas que para mí es lo mejor. Es una mecánica muy confiable, muy moderna, con materiales de primera calidad, mucho aluminio todo y buen aluminio. Esas piezas que tienen 70 años yo las puedo reparar, yo las puedo soldar, las vuelvo a mecanizar y siguen andando.” 

Portada (5)

¿Cómo te iniciás en el tema de las restauraciones?
Hace muchos años la posibilidad era comprarse un cachilito, mantenerlo y arreglarlo, y como me gustaba y veía que las cosas funcionaban, hacia eso. Compraba un cachilito, lo arreglaba… no era una restauración, pero era una reparación que hace escuela también. Vendía, compraba uno mejor en mal estado, lo reparaba de vuelta… y así fue que empecé con el tema.

Después empecé con autos fundamentalmente -hace muchos años, no autos muy finos, porque no tenía acceso- eran autos mas bien populares, los que hoy se llaman “clásicos populares”. Después me pasé para las Issetas. Un día me enloquecí con las Issetas. Ahí si ya empecé con la restauración. Restauré y exporté varias Issetas a varios lados.

Fundamentalmente a mí me gustan los autos chicos, los super compactos. Después empecé con los Mini Morris. Hice varios Minis. Tengo la suerte de que uno de los que restauré está en un museo en Brasil. Después hice un ejemplar único que es un mini dos plazas que es un invento, pero no es un invento porque lo hacen en Inglaterra. Me aburrí después de hacer cosas iguales siempre y fue cuando hice el aparato ese, que es divino, anda espectacular… y el mini mas allá de ser un clásico, es un hito en la historia automovilismo. Marcó una época y todavía hoy la sigue marcando.

¿La actividad es un hobby o es tu principal fuente de ingresos?
Es una combinación entre un hobby y una fuente de ingresos. Yo trabajo profesionalmente. Hago mantenimiento eléctrico y electrónico. Primero en una industria y después me pasé a un banco, que es lo que hago hoy en día y lo hago como segunda actividad digamos. Me saco las ganas, me divierto como loco, me encanta todo lo que tiene que ver con las motos… y con los autos también. Me especialicé en BMW porque fue siempre mi sueño. Hoy en día fabrico mucho repuesto de BMW de pre-guerra, que de estas motos no hay repuestos en ningún lado. Entonces muchas cosas se fabrican acá. Mecanizo mucho. Mando a mecanizar lo que no puedo. Tengo los moldes, mando fundir e inclusive vendo repuestos para la Argentina. Saben que no son originales. Es un repuesto lo mas parecido a lo original. El aspecto es el del original, pero es hecho acá buena parte por mí y buen aporte por gente que me hace distintos tipos de trabajos.

¿Qué tipo de vehículos restaurás?
Fundamentalmente motos BMW. Me dediqué mas a las motos por un tema de lugar, y otra es que con las motos yo hago prácticamente todo. Salvo la parte de chapa, que tengo un chapista que me lo hace. La pintura la hago yo, hago prácticamente todo, el mecanizado de las piezas, etc. Estoy cansado de depender de otras personas. Sé que por ahí tengo fama de ser muy exigente, pero quiero hacer las cosas lo mejor que puedo. Creo que mis restauraciones en motos son buenas, y eso implica que las comercializo bien, no en la zona sino a nivel mundial. Tengo cartas de agradecimiento de las personas, que recibieron la moto en Estados Unidos, Italia, donde sea… que la sacaron de adentro del cajón, le pusieron combustible, le dieron una patada y salieron a andar arriba de la moto. Eso me llena de orgullo, que capaz que económicamente no sirve, pero a mí me sirve.

¿BMW por alguna razón en especial?
Por muchas. He tenido motos italianas. He tenido motos inglesas -que no tengo mas- y tengo motos alemanas que para mí es lo mejor. Es una mecánica muy confiable, muy moderna, con materiales de primera calidad, mucho aluminio todo y buen aluminio. Esas piezas que tienen 70 años yo las puedo reparar, yo las puedo soldar, las vuelvo a mecanizar y siguen andando. Es perfecto el aluminio. No se desgrana, no tiene poros de la tierra… es maravilloso. Quizás no sean las motos mas veloces, pero son motos muy confiables y realmente las que mas me gustan… y el gusto es una cosa que no tiene explicación. He tenido muchos vehículos alemanes y siempre han sido de las mejores cosas que he tenido. Muy disfrutables.

¿Qué tipo de moto es una BMW?
Es una moto que se le echa combustible y más nada. Se le hacen los cambios de aceite y mas nada. Yo parto de una moto que está toda hecha a nuevo. No es nueva obviamente, pero está todo llevado lo mas parecido a nuevo posible… desde las ruedas yo le cambio hasta los rayos, rulemanes, retenes, todas las cosas. Son motos que dan muy poco problema. Hay motos como la R5 (que es aquella que está casi terminada) que es una moto muy veloz. Es una moto de 500cm que anda 100 millas (que son 160 km/h) que en el año ‘37 era decir mucho y hoy en día también es bastante. Pero claro, es una moto que anda a 160 sin suspensión atrás. ¡No sé como hacían par andar en esas motos a esa velocidad!

Hay motos rápidas. Las mas modernas son mas lentas. La R5 tira 5800 vueltas -y estamos hablando del año ‘37- tienen doble árbol de levas. Es una moto realmente maravillosa. Los balancines están montados sobre agujas, no es con casquillos, es una cosa realmente espectacular.

¿Es fácil restaurar una moto de este tipo?
Hoy en día para mí es relativamente fácil, por la experiencia. Como son motos muy viejas, las que yo hago son todas pre-guerra. De repuestos no hay nada. No hay nada nuevo. No hay posibilidad de comprar nada en una página. Hay cosas de las BMW mas nuevas que son iguales, que coinciden, a pesar de haber muchos años de diferencia se siguieron usando. Los asientos de goma… hay un montón de elementos digamos que son comunes. Otros que no tienen absolutamente nada que ver… y acá hay dos posibilidades: o lo conseguimos usado en buenas condiciones, o lo reparamos o directamente se fabrica. Hasta ahora con buenos resultados. Yo he andado en motos con piezas del motor fabricadas acá, como balancines y este tipo de cosas y son motos que no dan ningún tipo de problema.

¿Cual fue tu mayor desafío?
Son todos. Cada moto es un desafío, porque lo que se consigue hoy son restos, ya que no se consigue hoy en día una moto que tenga el 60% de las partes originales. Hay motos que tienen chasis reformados, se les hizo suspensión atrás. Hay motos que le han cambiado ruedas, guardabarros, los manillares, infinidad de cosas. El desafío mas lindo -y el que mas me gusta de todos- es comprar una moto en un cajón, o en varios cajones, totalmente desarmada. Uno compra un cajón de verduras lleno de pedazos… andar a los meses o al año en esa moto después, no tiene precio. Es una satisfacción y me llena de orgullo poderlo hacer. Nadie entiende como se logra. Los que estamos en el tema sabemos que es posible. Hay gente que dice “no, esto es imposible de rehacer”. Sin embargo hoy en día, me animo a casi cualquier cosa.

¿Existe algún tipo de club que nuclee este tipo de motocicletas?
No, en el Uruguay no hay. En el Uruguay hay bastantes clubes de motos. En el interior hay por lo menos 1 por departamento que organizan encuentros todos los años. En Montevideo yo no conozco. Sé que hay algunas agrupaciones.

Yo lo que hacía -que hoy en día lo perdí lamentablemente- teníamos una “patota” de amigos que eramos 6 o 7 que salíamos a andar en moto. Por distintas circunstancias, los demás han dejado de tener moto. Por lo tanto eso lo perdí. Hoy en día lo que hago es andar en moto. Voy a hacer los mandados en moto al centro o si tengo que ir a una entrevista a la Ciudad vieja, me voy en moto si puedo. Y trato de ir a la mayor cantidad posible de encuentros que hay en el Uruguay.

¿Te quedaste con alguna de las motos que restauraste?
No. Hasta el día de hoy no. Tengo el proyecto de quedarme con esta R2… es una moto que su precio final nunca va a ser demasiado bueno, es una moto chica es de 200cc, pero es muy vieja. Es del año ‘31 y es una moto que anda precioso dentro de su categoría. A pesar de ser 200cc, 3 cambios, del año ‘31, es una moto muy andable. Tiene los cambios tipo palanca de auto. La palanca va directo a la caja de cambios. Es una motito que me simpatiza mucho y posiblemente con esta me quede. Todo depende del momento también.

¿Qué moto te gustaría tener?
A mí me gusta mucho andar en moto y las motos viejas son divinas, porque son divinas. Sobre todo las pre-guerra. Pero claro, no son motos para hacer viajes de 400km. No tienen la comodidad. No tienen las prestaciones. Y los 70 años no se los saca nadie de encima. La idea mía es comprarme una “beeme” de los años ’70 -que es lo suficientemente moderna y a su vez no es tan moderna- y tener esa moto para andar distancias largas, hacer viajes, para cuando tenga mas tiempo que espero que no sea dentro de mucho…

Gustavo Koncke es restaurador profesional de motocicletas BMW de época.

Febrero 2008

  • Juan Carlos Mozzo puso a BMW en la pista febrero 2008

    “Creo que lo que mas disfruté fue la potencia del auto en cualquiera de los BMW que he tenido, tanto en el de carrera como en los de calle. Vos sabés que vas en 4ta. a 130 y le ponés una tercera para pasar a otro auto y seguís trepando… tenés motor para seguir empujando, creo que eso es lo que mas disfrutás: la potencia del auto.” 

    Portada (4)

    ¿Desde cuando estás vinculado a la marca?
    Desde 1989 y fue por el primer auto que tuve que fue un 320/4 del 77, desde ahí en mas seguí con la marca empecé a estudiar todo lo que eran manuales del auto y de los modelos mas nuevos. Yo era mecánico naval y después fui mecánico de ómnibus y camiones. Me hice especialista de Mercedes Benz trabajando en Ambrois como mecánico de camiones y autos y siempre me gusto la marca BMW. Cuando abrí mi taller empecé a trabajar con todo lo que era Mercedes Benz, pero en cuanto pude, empecé a traer clientes BMW.

    ¿Cual es la historia de tus autos? ¿cómo llegaron a tus manos?
    El primero fue un E21 320 4 cilindros del año 1977, después fue otro E21 320 6 cilindros –el cual tuve poco tiempo, 8 meses– y después compre el E21 blanco que ya tiene 15 años conmigo. El E21 de carreras que lo compré en 1989 y ahora hace poco el E23 728. Antes de empezar a armar el E21 de carreras yo corría con un Fiat 125 en la categoría “Turismo Mejorado”. Después en la categoría “Turismo Frontera” allá en Melo. El de carreras lo estuve buscando durante un año. Desde que lo compré lo empecé a armar hasta que tuviera forma de auto de carreras, con la jaula etc., pero con la potencia limitada, solamente con los carburadores pero con los pistones estándar, árbol de levas estándar. Después trabajamos en lo que era frenos, le instalamos frenos de disco en las 4 ruedas de E21 323i. El E23 728 lo compre en una automotora y resultó ser de una persona de una empresa donde había trabajado mi suegro. Me conecté con las personas que lo conocían al auto para saber como estaba e hicimos negocio con ese auto.

    ¿Por qué BMW?
    Creo que por el sonido. El sonido del motor BMW es inconfundible, ya cuando yo tenía 20 y pocos años, el modelo que había en aquellas épocas era el BMW 2002, lo sentía sonar, y yo ya sabía que era un BMW. En ese tiempo yo era mecánico naval y algunos oficiales de la marina tenían BMW 2002. Los miraba y decía “algún día voy a tener uno de estos”. No se dió el 2002, pero tuve el 320.

    ¿Qué BMW te gustaría tener?
    Un M3. Si pudiera ser el último, el que es V8. Sino me conformo con alguno del año 2002 para adelante.

    ¿Venderías los autos?
    No, pero estoy pensando en vender uno el 320/4, y lo pienso y no me termino de convencer de venderlo.

    Como mecánico suponemos que conoces lo bueno y lo malo de la marca. ¿Cuál es tu visión general sobre la misma?
    Creo que no encontramos puntos malos. No tenemos un punto malo donde decimos “esto es malo”. Creo que no hay puntos a mejorar. Capaz que a nivel mío de los mecánicos, en los coches nuevos dejaron poco lugar para separar el motor de la caja de cambios, y el sistema de tornillos de anclaje del motor y la caja de cambios, están usando tornillos bastantes especiales para que no los toque cualquiera, entonces tenes que tener la herramienta especial para poder trabajar. Los plásticos de la canilla de la calefacción se resecan, pero capaz que es porque acá no se usan los productos adecuados para el refrigerante que no lubrican bien los plásticos. Pero en general, realmente cualquier cosa que vayas a hacer en un BMW no le encontrás un error, en un tornillo, en un diseño. Vos con las llaves que tenés en el porta herramientas del baúl, podés hacer cualquier cosa con el auto, hasta regular las válvulas, siempre hablando de los modelos viejos. Pero creo que no encuentro errores de construcción. No los veo.

    ¿Qué momentos disfrutaste mas en el auto?
    La seguridad que te da, la potencia, el auto que hay que manejarlo de otra forma que no es lo mismo que manejar un tracción delantera. Hay que dejarlo que el auto se acomode para poderlo acelerar, hay que hacerlo doblar con la tracción, no usando tanto el volante. En el tracción delantera cuando sentís que el auto se va a escapar, lo acelerás y se acomoda. Pero en este lo tenés que modular con la tracción, para que él se acomode. También tenés que tener mucha sensibilidad para que no se te escape el auto. Si vos lo pisás de mas se te escapa. Creo que lo que mas disfruté fue la potencia del auto en cualquiera de los BMW que he tenido, tanto en el de carrera como en los de calle. Vos sabés que vas en 4ta a 130 y le ponés una tercera para pasar a otro auto y seguís trepando… tenés motor para seguir empujando, creo que eso es lo que mas disfrutás: la potencia del auto.

    ¿Cómo fue tu experiencia en competición con BMW? ¿por qué no corrés mas? 
    No corro mas porque cambiaron el reglamento. Lo cambiaron totalmente. Los autos tienen que ser 4 cilindros del ‘89 en adelante, cosa que este auto quedo fuera de año y afuera por cantidad de cilindros. Si pudiera armarme un 318 del ‘93 me lo armaría, lo que pasa que no hay medios económicos, no tenés sponsors que te respalden, la marca no te respalda. Yo hablé con BMW en el momento de poner este auto en pista y me dijeron que plata para autos de carrera no ponían. Pero si pudiera armar un 318 tanto para la turismo libre o para la superturismo lo haría si tuviera el dinero para hacerlo. A pesar de que a veces estoy cansado, te lleva muchas horas de trabajo lo que es un auto de carreras. A veces perdés de estar con la familia mucho tiempo fines de semana completos, cosa que a todos los pilotos y preparadores les pasa. Solamente que yo sea piloto y diga “ta, voy a la pista me subo al auto lo pruebo y digo ‘bueno hay que hacer esto al auto lo otro’, me bajo y me voy para mi casa”, cosa que no podemos hacer acá en Uruguay ningún piloto.

    Con el BMW corrí 4 años y en el 2005 cambió el reglamento y bueno, dije que no seguía corriendo. El auto estaba con las cubiertas de calle y le puse las semi slick. Estaba con un carburador de 2 bocas y le puse los 3 carburadores, puse el autoblocante y dije “bueno ahora voy a divertirme cuando tenga tiempo voy al autódromo, giro y me saco las ganas”.

    Juan Carlos Mozzo es dueño de un E21 320, un E23 728i y un E21 de competición. Ha competido en Turismo Mejorado y Turismo Frontera.

    Seguir leyendo →

Juan Carlos Mozzo puso a BMW en la pista

“Creo que lo que mas disfruté fue la potencia del auto en cualquiera de los BMW que he tenido, tanto en el de carrera como en los de calle. Vos sabés que vas en 4ta. a 130 y le ponés una tercera para pasar a otro auto y seguís trepando… tenés motor para seguir empujando, creo que eso es lo que mas disfrutás: la potencia del auto.” 

Portada (4)

¿Desde cuando estás vinculado a la marca?
Desde 1989 y fue por el primer auto que tuve que fue un 320/4 del 77, desde ahí en mas seguí con la marca empecé a estudiar todo lo que eran manuales del auto y de los modelos mas nuevos. Yo era mecánico naval y después fui mecánico de ómnibus y camiones. Me hice especialista de Mercedes Benz trabajando en Ambrois como mecánico de camiones y autos y siempre me gusto la marca BMW. Cuando abrí mi taller empecé a trabajar con todo lo que era Mercedes Benz, pero en cuanto pude, empecé a traer clientes BMW.

¿Cual es la historia de tus autos? ¿cómo llegaron a tus manos?
El primero fue un E21 320 4 cilindros del año 1977, después fue otro E21 320 6 cilindros –el cual tuve poco tiempo, 8 meses– y después compre el E21 blanco que ya tiene 15 años conmigo. El E21 de carreras que lo compré en 1989 y ahora hace poco el E23 728. Antes de empezar a armar el E21 de carreras yo corría con un Fiat 125 en la categoría “Turismo Mejorado”. Después en la categoría “Turismo Frontera” allá en Melo. El de carreras lo estuve buscando durante un año. Desde que lo compré lo empecé a armar hasta que tuviera forma de auto de carreras, con la jaula etc., pero con la potencia limitada, solamente con los carburadores pero con los pistones estándar, árbol de levas estándar. Después trabajamos en lo que era frenos, le instalamos frenos de disco en las 4 ruedas de E21 323i. El E23 728 lo compre en una automotora y resultó ser de una persona de una empresa donde había trabajado mi suegro. Me conecté con las personas que lo conocían al auto para saber como estaba e hicimos negocio con ese auto.

¿Por qué BMW?
Creo que por el sonido. El sonido del motor BMW es inconfundible, ya cuando yo tenía 20 y pocos años, el modelo que había en aquellas épocas era el BMW 2002, lo sentía sonar, y yo ya sabía que era un BMW. En ese tiempo yo era mecánico naval y algunos oficiales de la marina tenían BMW 2002. Los miraba y decía “algún día voy a tener uno de estos”. No se dió el 2002, pero tuve el 320.

¿Qué BMW te gustaría tener?
Un M3. Si pudiera ser el último, el que es V8. Sino me conformo con alguno del año 2002 para adelante.

¿Venderías los autos?
No, pero estoy pensando en vender uno el 320/4, y lo pienso y no me termino de convencer de venderlo.

Como mecánico suponemos que conoces lo bueno y lo malo de la marca. ¿Cuál es tu visión general sobre la misma?
Creo que no encontramos puntos malos. No tenemos un punto malo donde decimos “esto es malo”. Creo que no hay puntos a mejorar. Capaz que a nivel mío de los mecánicos, en los coches nuevos dejaron poco lugar para separar el motor de la caja de cambios, y el sistema de tornillos de anclaje del motor y la caja de cambios, están usando tornillos bastantes especiales para que no los toque cualquiera, entonces tenes que tener la herramienta especial para poder trabajar. Los plásticos de la canilla de la calefacción se resecan, pero capaz que es porque acá no se usan los productos adecuados para el refrigerante que no lubrican bien los plásticos. Pero en general, realmente cualquier cosa que vayas a hacer en un BMW no le encontrás un error, en un tornillo, en un diseño. Vos con las llaves que tenés en el porta herramientas del baúl, podés hacer cualquier cosa con el auto, hasta regular las válvulas, siempre hablando de los modelos viejos. Pero creo que no encuentro errores de construcción. No los veo.

¿Qué momentos disfrutaste mas en el auto?
La seguridad que te da, la potencia, el auto que hay que manejarlo de otra forma que no es lo mismo que manejar un tracción delantera. Hay que dejarlo que el auto se acomode para poderlo acelerar, hay que hacerlo doblar con la tracción, no usando tanto el volante. En el tracción delantera cuando sentís que el auto se va a escapar, lo acelerás y se acomoda. Pero en este lo tenés que modular con la tracción, para que él se acomode. También tenés que tener mucha sensibilidad para que no se te escape el auto. Si vos lo pisás de mas se te escapa. Creo que lo que mas disfruté fue la potencia del auto en cualquiera de los BMW que he tenido, tanto en el de carrera como en los de calle. Vos sabés que vas en 4ta a 130 y le ponés una tercera para pasar a otro auto y seguís trepando… tenés motor para seguir empujando, creo que eso es lo que mas disfrutás: la potencia del auto.

¿Cómo fue tu experiencia en competición con BMW? ¿por qué no corrés mas? 
No corro mas porque cambiaron el reglamento. Lo cambiaron totalmente. Los autos tienen que ser 4 cilindros del ‘89 en adelante, cosa que este auto quedo fuera de año y afuera por cantidad de cilindros. Si pudiera armarme un 318 del ‘93 me lo armaría, lo que pasa que no hay medios económicos, no tenés sponsors que te respalden, la marca no te respalda. Yo hablé con BMW en el momento de poner este auto en pista y me dijeron que plata para autos de carrera no ponían. Pero si pudiera armar un 318 tanto para la turismo libre o para la superturismo lo haría si tuviera el dinero para hacerlo. A pesar de que a veces estoy cansado, te lleva muchas horas de trabajo lo que es un auto de carreras. A veces perdés de estar con la familia mucho tiempo fines de semana completos, cosa que a todos los pilotos y preparadores les pasa. Solamente que yo sea piloto y diga “ta, voy a la pista me subo al auto lo pruebo y digo ‘bueno hay que hacer esto al auto lo otro’, me bajo y me voy para mi casa”, cosa que no podemos hacer acá en Uruguay ningún piloto.

Con el BMW corrí 4 años y en el 2005 cambió el reglamento y bueno, dije que no seguía corriendo. El auto estaba con las cubiertas de calle y le puse las semi slick. Estaba con un carburador de 2 bocas y le puse los 3 carburadores, puse el autoblocante y dije “bueno ahora voy a divertirme cuando tenga tiempo voy al autódromo, giro y me saco las ganas”.

Juan Carlos Mozzo es dueño de un E21 320, un E23 728i y un E21 de competición. Ha competido en Turismo Mejorado y Turismo Frontera.

Diciembre 2007

  • Un 2002 muy original diciembre 2007

    “Muchas piezas del auto son nuevas y tiene varios accesorios de época y partes de especiales como los paneles de puerta y la antena que son la versión ‘de luxe’ y hoy en día son muy difíciles de conseguir.” 

    Portada (3)

    ¿Cómo conseguiste el auto?
    El auto lo conseguimos por intermedio de gente amiga, estaba en el interior, el dueño era un español, único dueño, y lo fuimos a buscar a Maldonado, sencillamente cuando lo vimos nos enamoramos del auto por su estado, no lo pensamos dos veces y lo trajimos con nosotros. También quiero decir que, soy socio y el auto esta registrado en un club Inglaterra. Es el único 2002 en el Uruguay que salió en la revista de ese club. A través de él podemos conseguir algún repuesto y por ahí nos puede servir para el club de acá, para conseguir cosas para nuestros autos.

    ¿Cómo fue el proceso de restauración? 
    El proceso de restauración duró un año y 6 meses, se empezó por la carrocería, la cual fue arenada. Quedó sin un tornillo, prácticamente no quedo con nada y de ahí se fue armando lentamente y tratando de hacer todo en la manera mas original posible. Se desarmó toda la mecánica, todas las piezas que se podían cromar se cromaron, y se trató de armar dentro de los parámetros que era el auto… y bueno se recorrió cantidad de lugares, talleres, amigos, en el exterior, de todo un poco.

    Muchas piezas del auto son nuevas y tiene varios accesorios de época y partes de especiales como los paneles de puerta y la antena que son la versión “de luxe” y hoy en día son muy difíciles de conseguir. El motor tiene un árbol de levas Schrick, resortes dobles en las válvulas, un escape 4 a 1 “Ansa Sport”, caja de 5ta sport, dos Weber horizontales 40/40, las llantas son “Panasport” de 14″.

    En su interior el coche está totalmente original e inclusive tiene la radio original de fábrica. Como anécdota, cuando yo estuve en Estados Unidos dimos con una colonia alemana, donde ahí habían talleres donde se restauraban y se vendían piezas para BMW clásico. Maravillados con la cantidad de cosas –especialmente por accesorios y repuestos que en aquella época era imposible de conseguir acá– yo y un amigo que estábamos ahí empezamos a comprar cosas. Para que se hagan una idea mi amigo, ¡se compró un motor y caja M3!. Lo gracioso fue que cuando llegamos al hotel y empezamos a sacar cuentas, no nos daba la plata para pagar el hotel ¡y tuvimos que llamar a Montevideo para que nos mandaran plata para poder volver!

    ¿Por qué BMW? 
    Los BMW me gustan desde que era chico. En mi casa siempre hubieron BMW. Mi padre siempre tuvo BMW. Cuando yo pude manejar, mi viejo lo vendió por miedo a que me pasara algo, entonces siempre fue como algo que faltaba. El primero que me compre fue el 2002, un auto que marco una época, que tuvo mucha gloria en las carreras y que por supuesto me gusta mucho. Otro coche que me gusta e incluso más que el 2002, es el E21. Después de tiempo de buscar finalmente encontré uno que estaba en buen estado –un E21 320– un auto que cuando salió todo el mundo quería tener. Al igual que el 2002, este auto lo voy a desarmar y restaurar todo: mecánica, chapa, pintura, instalación y todas las piezas que pueda conseguir nuevas se las voy a poner.

    ¿Le das mucho uso al auto? 
    Mirá, cuando lo compré lo lleve a afinar y participe en unas 1000 Millas, después lo paré para restaurarlo. Después de restaurado, participé de vuelta en las 1000 Millas y después de ahí no lo use muchas veces mas, hasta este año donde nuevamente participé en las 1000 Millas. El 320 tengo la idea de restaurarlo y poder ir el año que viene a las mil millas con él.

    Carlos Merletti es dueño de un 2002ti y un 320 E21 y ha competido en varias oportunidades en las 1000 Millas en BMW.

    Seguir leyendo →